Encuentran rastros de fibra y plástico en el agua y los alimentos que consumimos

15.05.2017 | Alimentos
Lavar a máquina nuestra ropa contamina los océanos, concluye la principal de la investigación realizada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Un porcentaje de los microplásticos primarios liberados por lavado automático de ropa sintética termina en el medio ambiente, e indirectamente en nuestros alimentos.

Desde hace mucho tiempo se sabe que los microplásticos contaminan nuestro suministro de agua, pero esta investigación muestra que la contaminación de la fibra de ropa es significativamente mayor: El 4,8% de los microplásticos primarios liberados por lavado automático de ropa sintética termina en el medio ambiente. Además, la investigación afirma que el uso de fibras sintéticas aumentó en un 79,3% entre 1992 y 2010.

Maria Westerbos, directora de la Fundación Plastic Soup dijo al respecto: "En última instancia, estas microfibras terminan en nuestras comidas porque hemos encontrado fibras sintéticas en el plancton, en mejillones cultivados y salvajes, en la sal marina e incluso en la miel. El número de especies animales que sufren por causa del plástico en su medio ambiente ha aumentado hasta superar las mil especies en 2017.

Westerbos agrega: "Esto puede tener múltiples consecuencias: desde un empeoramiento de la condición y las heridas internas hasta el hambre y la deshidratación de estos animales".

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) considera a los micro y nanoplásticos como una amenaza potencial para nuestra seguridad alimentaria. El consumo de pescado y mariscos que contienen partículas diminutas de plástico podría conducir a riesgos para la salud. Además, los microplásticos podrían emitir sustancias químicas nocivas en los pulmones e incluso podrían propagarse a través del cuerpo a través de nuestra circulación, lo que significa que las micropartículas podrían llegar hasta los bebés no nacidos a través de la placenta.

Plastic Soup Foundation (PSF) es el socio de comunicaciones del consorcio Life + Mermaids. Este proyecto de tres años realizó una investigación exhaustiva sobre la pérdida de fibra en lavadoras.

Durante este proyecto de investigación, la Fundación Plastic Soup también se involucró activamente con otras ONG con el objetivo de resolver este problema. En los Estados Unidos, por ejemplo, se inventó un sistema de filtrado natural inspirado en el coral, que  filtra partículas minúsculas del agua de enjuague en la lavadora. Otro ejemplo es el Guppy Friend, una bolsa especial para la lavadora creada por un grupo de surfistas, patinadores y creativos de Berlín. La bolsa atrapa las microfibras y evita que lleguen al suministro de agua.

Para acceder a la investigación hacer click aquí.

 

 

Añadir nuevo comentario