Entran en vigor normas más rigurosas de la UE para combatir delitos financieros

29.06.2017 | Compliance
El 26 de junio ha entrado en vigor la cuarta Directiva contra el blanqueo de capitales en la Unión Europea, la cual refuerza las normas vigentes y hace más eficaz la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. También mejora la transparencia para evitar la elusión fiscal. La Directiva entra en vigor en un momento en que los debates con el Parlamento Europeo y el Consejo sobre medidas adicionales que la reforzarán aún más se encuentran en una fase avanzada.

La Comisión también ha publicado un informe útil para que las autoridades de los Estados miembros puedan abordar mejor, en la práctica, los riesgos de blanqueo de capitales. Tal y como exige la nueva Directiva, la Comisión ha evaluado los riesgos relacionados con el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo ligados a diferentes sectores y productos financieros. El informe publicado determina los ámbitos de mayor riesgo y las técnicas más frecuentemente utilizadas por los delincuentes para blanquear fondos ilícitos.

Frans Timmermans, vicepresidente primero: «El blanqueo de capitales da oxígeno a la delincuencia, el terrorismo y la elusión fiscal. Debemos cegar sus fuentes del mejor modo que podamos. Las normas más estrictas en vigor desde hoy constituyen un gran avance, pero ahora nos urge llegar a un acuerdo sobre las mejoras adicionales que la Comisión propuso el pasado mes de julio».

Vĕra Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, ha afirmado: «Los terroristas y delincuentes siguen encontrando maneras de financiar sus actividades y blanquear los productos del delito en la economía. Las nuevas normas en vigor a partir de hoy son fundamentales para colmar las lagunas que seguían existiendo. Insto a todos los Estados miembros a ponerlas en práctica sin demora, pues la laxitud de las normas en un país debilitaría la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo en toda la UE. También insto a lograr un rápido acuerdo sobre las nuevas revisiones propuestas por la Comisión tras las revelaciones de los «Papeles de Panamá», con el fin de aumentar la transparencia de la titularidad real».

Refuerzo de las normas existentes

La cuarta Directiva contra el blanqueo de capitales hace más rigurosa la normativa existente al introducir las modificaciones siguientes:

  • Refuerza la obligación de proceder a una evaluación de riesgos impuesta a los profesionales de la banca, abogacía, contabilidad, etc.;
     
  • Establece para las empresas requisitos claros de transparencia sobre la titularidad real; esta información se conservará en un registro central (por ejemplo, en el registro mercantil) y estará a disposición de las autoridades nacionales y las entidades obligadas;
     
  • Fomenta de la cooperación y el intercambio de información entre las Unidades de Inteligencia Financiera de los diversos Estados miembros para detectar y seguir las transferencias de dinero sospechosas, a fin de prevenir y descubrir delitos graves o actos terroristas;
     
  • Establece una política coherente en relación con aquellos terceros países en los que las normas de la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo sean deficientes;
     
  • Refuerza las facultades sancionadoras de las autoridades competentes.

Mejorar la evaluación de riesgos en todo el mercado interior

El Informe sobre la Evaluación Supranacional de Riesgos es un instrumento que ayudará a los Estados miembros a determinar, analizar y abordar los riesgos de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. En él se analizan los riesgos en los sectores financiero y no financiero, y se examinan también los nuevos riesgos emergentes, como las monedas virtuales o las plataformas de microfinanciación colectiva. El Informe incluye:

  • Una delimitación exhaustiva de los riesgos por zona pertinente y una lista de los medios más frecuentemente utilizados por los delincuentes para blanquear capitales;
     
  • Recomendaciones dirigidas a los Estados miembros sobre la forma de abordar los riesgos detectados de forma adecuada, por ejemplo haciendo mayor hincapié en el análisis de riesgos o en medidas de supervisión sobre actividades concretas.

Por último, la Comisión también se ha comprometido a estudiar distintas opciones para mejorar el funcionamiento y la cooperación transfronteriza de las Unidades de Información Financiera.

Añadir nuevo comentario