"La educación financiera lo único que hace es educar para seguir perpetuando el egoísmo"

30.05.2017 | Entrevistas
Joan Melé ha sido subdirector general de Triodos Bank en España, miembro de su Comité Ejecutivo, vicepresidente de la Fundación Triodos y actualmente forma parte del Consejo Asesor de Triodos Bank, el principal banco ético del mundo, con más de treinta años en Europa y miembro de la Alianza Global de la Banca con Valores. Melé conversó con ComunicaRSE durante su gira por Latinoamérica en la búsqueda por instalar la banca ética en la región.

¿Cuál cree que debería ser el rol de las empresas financieras en la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

 “Las Naciones Unidas han sido claras y han dado indicaciones a la banca y al sistema financiero para que se replantee su forma de hacer negocios. Es más, uno de los temas abordados en los ODS es cómo la banca puede colaborar a través de su negocio con la lucha contra la pobreza, con la descarbonización de la economía, etc. La banca tiene mucho que hacer en el eje social, a través de invertir menos en la especulación, y dirigir las inversiones a la economía real. Estamos viviendo hoy en una crisis de valores, en una sociedad deshumanizada. Hoy se usa el dinero en productos especulativos, se especula con el precio de los alimentos, se busca la máxima rentabilidad, sin importar las consecuencias. Lo que necesita la banca es un cambio de conciencia, no generar dinero sino valor. Porque el precio oculto igual se paga, el tema es quién lo paga, la sociedad, el planeta, alguien lo termina pagando.
Es necesario volver a poner al ser humano en el centro de la economía, hemos olvidado que el dinero es un medio. Pero por sobre todo hay que evitar que a los ODS les pase lo mismo que con los Objetivos del Milenio, que para mí fracasaron. Esta vez, a diferencia de antes, yo creo que la gente y las empresas se están poniendo las pilas. ¿Es suficiente? No creo, pero el cambio se está dando”.

En la charla ofrecida en la Universidad Di Tella mencionaste con tono provocador que los bancos que están hoy abriendo su cartera a proyectos ambientales y sociales son oportunistas, ¿Podrías explicarnos a qué te referíste? ¿Cómo cambia realmente un banco para alinearse a este nuevo paradigma?

“El cambio debe venir por dejar de que la aguja sea sólo el beneficio económico. Tener un fondo ético y el 99% restante no ético, especulativo, es ser oportunista. Los bancos se mueven para captar clientes. Entonces acá hay un rol clave de los clientes para presionar y exigir ética a los bancos. Otros bancos se mueven porque los directivos se han dado cuenta que estos temas son claves. Es necesario trabajar con la alta dirección. Esto suelo hacerlo en mis charlas, meditar con la alta gerencia, y a través de ejercicios de la reflexión hablar de lo humano para impulsar procesos de cambio. Las empresas necesitan alternativas a las consultoras tradicionales, necesitan un filósofo, un humanista que les ayude a reflexionar de manera personal qué puedes hacer para cambiar este sistema. Entonces, la presión de los clientes por un lado, y la dirección que quiera hacer este cambio personal, por otro. De ahí surgirá el cambio”.

¿Y el rol de la educación financiera? muchos bancos están trabajando en educación financiera dentro de sus planes de RSE.

“La educación financiera lo único que hace es educar para ser funcional, para seguir perpetuando el egoísmo. Me preocupa porque ya lo están haciendo. En España, el Ministerio de Educación ha encargado a los bancos ir a los colegios y educar a los jóvenes. Pero lo que hacen es educarlos en su modelo, le enseñan a ser funcional a eso que venden, educan a sus futuros clientes. Algunos les enseñan a los jóvenes cómo especular en la Bolsa y en el mercado de alimentos. Los valores que se transmiten son primero hay que pagarle al banco aunque luego no puedas ni comer. Esto no es educación. Por eso yo propuse una réplica con un libro dirigido a jóvenes. Educación financiera no es enseñar a calcular un balance contable, ni cómo invertir para ganar, porque así sigues perpetuando el egoísmo. Lo que hay que enseñar es cómo hacer para que todo el mundo viva bien, dignamente. Basta de repetir las mismas fórmulas, las mismas soluciones, perpetuando las desigualdades. Basta de enseñar lo mismo. ¿Queremos cambiar el modelo o perpetuarlo? Si queremos cumplir con los ODS debemos cambiarlo”.

¿Qué opinas sobre el rol de los gobiernos en la promoción de una banca ética alineada a la sustentabilidad? Por ejemplo, en Bolivia por ley se estableció una función social para las entidades financieras.

“En mi opinión creo que es mejor que el mundo político y financiero no se mezclen. En Triodos Bank tenemos la política de no financiar políticos ni sindicatos, para mantener la independencia. Ahora, sí creo que las legislaciones pueden favorecer al cambio, por ejemplo en el plano educativo. Pueden dar pautas a los bancos para que tengan una orientación social, o un porcentaje en energías limpias. Pero creo que es más importante que los partidos políticos no dependan de los bancos, y que si los bancos lo hacen mal el gobierno no los ampare.
Sí creo que debe haber leyes para poner límites a la especulación financiera. Acabar con la liberalización iniciada con Reagan y Thatcher. Yo soy partidario de poner nuevas restricciones a esto, para que no se especule con el dinero de la gente. Otra cosa que falta es una ley de transparencia, obligar a las empresas a decir en quién han invertido”.

¿Qué opina sobre el rol del mercado del carbono y esta tendencia en el mundo de poner un precio al carbono como medida para luchar contra el cambio climático?

“Veo en esto un peligro, porque avala el razonamiento de seguircontaminando, total voy a comprar bonos a otro país. Así nada cambia. No soy crítico radical, hoy es una ayuda paliativa hay que reconocerlo. Pero al fin necesitamos un cambio de mentalidad. Me da la sensación que los bonos de carbono justifican el argumento de que hoy no puedo cambiar, y tengo una forma de remediar lo que contamino. Yo soy más partidario de la educación empresarial para el cambio. Yo pienso que la salida no está en los bonos verdes sino en el cambio de mentalidad, de paradigma”.

Joan Melé finalizó la conversación con una breve descripción de sus nuevos proyectos en América Latina, como el proyecto con Bancolombia que llevará adelante encuentros cada seis meses con directivos para trabajar en líneas de cambio y de mejora. Un trabajo similar está realizando con el Banco Estado de Chile, y con el Banco Rural de Guatemala. En Argentina, afirmó estar llevando adelante negociaciones con un par de bancos para trabajar en una línea de acompañamiento para el cambio. 

Comentarios

"La educación financiera lo único que hace es educar para seguir perpetuando el egoísmo". Le quiero felicitar por la amplitud de este titular, por meter en este saco a tantas personas que participamos en ello, cosa que usted sólo consigue, por incluir en el mismo a todos los agentes que intervienen en lo que se viene a denominar Educación Financiera, y también por su capacidad por resumir en un sólo objetivo el que consigue la educación financiera. Sin embargo, desde la Asociación de Profesores de Economía en Secundaria de CLM, no podemos estar en más desacuerdo, es más, titulares como éste hacen un flaco favor a la comunidad educativa, al colectivo que representamos, a las materias y alumnos que el día de mañana se incorporarán al mundo laboral. Es más, siendo miembro del Consejo Asesor de Triodos Bank, banco que además ha participado en alguna de nuestras jornadas educativas, debería reflexionar sobre la forma de comunicar sus ideas y plantar estos titulares. No es la idea que transmite Triodos Bank en sus acciones educativas o eso quiero pensar. Si lo que no le gusta es la forma en que el Ministerio de Educación convenia con bancos para formar en educación financiera a los jóvenes en las aulas, a nosotros tampoco nos gusta y creemos que deberíamos ser nosotros los únicos agentes de transmisión de esos conocimientos, El único objetivo de la educación financiera no es perpetuar el egoismo, vamos ni siquiera es ese un objetivo. No es el objetivo que transmitimos a nuestros jóvenes en las aulas La educación financiera debe conseguir mejorar el analfabetismo financiero para que nuestros jóvenes y el día de mañana nuestros mayores, tengan una formación que les permitan discernir la bondad de unos productos financieros u otros, para que se evite en la medida de lo posible, volver a caer en los errores del pasado. A estas alturas pensar que la educación financiera tiene como objetivo seguir formando a "egoistas", invertir en bolsa para especular, y tantas otras barbaridades, es no saber nada de lo que es el mundo educativo, el mundo de la educación financiera. Enseñar para aportar contenidos, procedimientos y valores para que todo el mundo viva dignamente es algo que hacemos desde el origen de nuestra profesión de docentes, no sabemos si es un descubrimiento para usted. Consideramos que para vender libros no es necesario confundir a quien lee esta noticia, y sinceramente no creemos que "la economía explicada a los jóvenes" con titulares como éste haga demasiado bien. Un saludo.

Añadir nuevo comentario