La sede corporativa de Indra alcanza la Certificación Leed Oro

29.03.2016 | Arquitectura
Con ella, la compañía tecnológica se posiciona con uno de los edificios más sostenibles, más eficientes energéticamente y de más alto rendimiento del mundo. La sede de Indra también ha conseguido la Certificación ISO 50001 de Eficiencia Energética, dentro de su Estrategia de Cambio Climático y su apuesta por un uso de la energía más eficiente.

La sede corporativa de Indra en Alcobendas (Madrid) ha logrado la certificación LEED® Oro, el prestigioso estándar internacional que se concede a los edificios más sostenibles, más eficientes energéticamente y de más alto rendimiento.

La certificación, promovida en colaboración con la compañía patrimonialista Testa, propietaria de la parcela, reconoce ciertas condiciones del inmueble que contemplan importantes ahorros de agua y energía y propuestas eficientes que se traducen en un impacto positivo no sólo por sus capacidades de operación y mantenimiento, sino también por el beneficio que reportan a los miles de profesionales que desarrollan su trabajo en el mismo.

Entre las medidas implementadas por la compañía y reconocidas destaca la instalación de fontanería de bajo consumo que proporciona un ahorro de más del 30% respecto a las bases requeridas por LEED, con la incorporación de economizadores en lavabos y grifos de cocina y la regulación de inodoros a bajo caudal. A ello se suman medidas de ahorro energético como la instalación de sensores de presencia, la sustitución de luminarias de parking por iluminación LED o cambios en el horario de funcionamiento de la climatización y alumbrado del edificio. Igualmente, se ha premiado la preferencia de Indra por equipos eléctricos con eco etiquetado de eficiencia energética EnergyStar, acreditación de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU para la eficiencia energética.

Indra ha implementado también un Plan de Gestión de la Parcela donde se prioriza el uso de equipamiento eléctrico para el mantenimiento del terreno frente al consumo de gasóleo; o la utilización de productos de limpieza exterior con certificado Ecoetiquetado EU Ecolabel. Además, la compañía, junto a Testa, ha colaborado con la Asociación Reforesta para el mantenimiento de los bosques de La Pedriza, con más de 10.000 metros cuadrados de superficie forestal tratada. Factores que han influido en este reconocimiento han sido asimismo la accesibilidad y disponibilidad a transportes públicos y alternativos y la existencia de un parking interno con más del 95% de las plazas bajo rasante, contribuyendo así a reducir el efecto ‘isla de calor’.

Otras medidas de sostenibilidad que contempla la sede corporativa de Indra afectan a la política de calidad del aire donde, gracias al análisis y medida de los caudales de entrada de aire exterior en el edificio, se ha logrado una mejora del 30% respecto a la norma ASHARE 62.1-2007, que regula las condiciones de ventilación para una correcta calidad del aire interior en edificios.

Certificación ISO 50001

Dentro de este compromiso por la sostenibilidad, el edificio de Indra ha logrado también recientemente la Certificación ISO 50001 de Eficiencia Energética, convirtiéndose en el primer centro de la compañía que cuenta con esta calificación. Se trata de una medida que reconoce la política de Indra en esta materia y que está recogida en su Estrategia de Cambio Climático, cuyo principal objetivo es asegurar que su desempeño energético se está realizando de la forma más adecuada.

La certificación de la norma ISO 50001 “Sistemas de Gestión de la Energía” supone la implantación de una amplia gama de medidas de eficiencia energética que contribuyen a un uso de la energía más eficiente y más sostenible, y que da como resultado un triple ahorro de costes energéticos, ambientales y económicos. La apuesta de Indra en este ámbito se ha traducido en la implementación de una serie de medidas como la ya mencionada sustitución de luminarias convencionales por LED, la instalación de detectores de presencia en los módulos o mejoras en las instalaciones de climatización, traduciéndose todo ello en una clara disminución de los consumos de energía y, por tanto, en una reducción de sus emisiones de CO2 a la atmósfera.

Añadir nuevo comentario