Primark vuelve a apostar por el Acuerdo de Bangladesh pese a las críticas

23.08.2017 | Cadena de valor
La cadena irlandesa de ropa Primark renueva su compromiso con el Acuerdo de Bangladesh para mejorar las condiciones laborales y de seguridad de la industria textil de este país. Se mantienen las críticas y denuncias sobre la efectividad de los controles y de las medidas de corrección.

Primark es una cadena irlandesa de centros comerciales que pertenece al grupo Associated British Foods. Ha sido una de las empresas que ha llevado adelante mecanismos de reparación ante los escándalos sucedidos en las cadenas de suministro textil en países asiáticos.

Las denuncias de malas condiciones laborales en su cadena de suministro comenzaron en 2008 cuando la BBC, a través de su programa de TV “Panorama” denunció que algunos de los proveedores del Sudeste de la India estaban tercerizando empleados y contratando mano de obra infantil. La empresa respondió a las denuncias cancelando el contrato de 3 fábricas en las que se comprobó que se subcontrataba personal, lo que iba en contra del código de conducta de la empresa.

Un año después (2009), la empresa volvió a estar en el centro de los escándalos, cuando la organización sin ánimo de lucro británica War on Want denunció que los proveedores textiles de  Bangladesh tenían condiciones laborales penosas. La investigación llevada adelante por esta ONG encontró que los trabajadores no contaban con libertad sindical, trabajan jornadas extensas y recibían salarios menores a los establecidos por la ley.

En aquel momento, Primark reconoció varias de las preocupaciones planteadas por "War on Want" y pidió colaboración a la ONG para identificar las fábricas donde los estándares no son lo suficientemente altos.

Pese a esto, en 2011 ocurrió el desastre del derrumbe del edificio Rana Plaza (Dacca, Bangladesh), en el que murieron 1.130 trabajadores del sector textil del país asiático. Primark se vio envuelta en el escándalo nuevamente.
Esto llevó a que la empresa se sume a la red de empresas para el Acuerdo en materia de incendios y seguridad en Bangladesh. La empresa se comprometió en aquel momento a trabajar con el resto de las marcas, sindicatos de trabajadores y organizaciones no gubernamentales para mejorar las condiciones de trabajo del sector textil de Bangladesh de forma sostenible.

En ese momento, la empresa optó por desarrollar un  mecanismo de compensación a las víctimas, cuya metodología se hizo pública en 2014. El mecanismo no sólo compensa a las víctimas del desastre sino a otro tipo de trabajadores vulnerables.

Desde entonces, Primark ha destinado 14 millones de dólares (más de 12 millones de euros) en ayudas y compensaciones a corto y largo plazo. En mayo de este año, la empresa renovó el Acuerdo para prolongar su vigencia durante un segundo periodo cuando venza el acuerdo existente en mayo de 2018. Pese a esto siguen las denuncias que cuestionan la exhaustividad de los controles en las fábricas y la efectividad de las medidas de reparación y remediación.

Paul Lister, responsable del equipo de Comercio Ético de Primark y de Responsabilidad Social Corporativa de Associated British Foods plc (ABF), la empresa matriz de Primark, declaró lo siguiente ante la renovación del acuerdo:

“Primark acoge con satisfacción la renovación del Acuerdo en materia de incendios y seguridad en la construcción y esperamos seguir manteniendo una colaboración constructiva con todas las partes implicadas. Hasta la fecha, la incitativa ha logrado un cambio positivo y sostenible en el sector textil de Bangladesh y estamos muy interesados en seguir progresando en este importante trabajo”.

Trabajo articulado con sindicatos no garantiza la ausencia de críticas

La cadena irlandesa también ha destinado un millón de dólares (876.000 euros) al fondo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para los trabajadores del complejo que no confeccionaron ropa para Primark y que de otra manera habría tenido “poca o ninguna compensación”.

Además, ha llevado adelante numerosas alianzas con el sindicato Industriall Global Union como el programa “Acción, Collaboración, Transformación” (ATC), en la que también colaboran empresas como la cadena de supermercados Tesco o la firma española Inditex, y cuyo objetivo es mejorar los salarios de los trabajadores en las fábricas.

Pese a estas alianzas, se le cuestiona no mantener un Acuerdo Marco Global con este sindicato como los que mantiene con Inditex o H&M. Los responsables de RSC de Primark afirman que actualmente no existe y que “no hay intenciones de cambiar esto”, ya que consideran que las colaboraciones actuales funcionan bien.

Primark también ha recibido críticas recibidas por Comisiones Obreras por tener a más de la mitad de la plantilla en España con trabajos temporales. Lister ha explicado que existe “un buen número” de este tipo de contratos, como ocurre en todas las firmas de moda, por las ventas estacionales y ha defendido que en Primark se fomentan las carreras profesionales a largo plazo.

Añadir nuevo comentario