El propósito de la empresa entra en discusión en tiempos de crisis

20.10.2016 | CEO
Un estudio de la auditora PWC muestra que gran parte de los CEO creen que el propósito de una empresa, entendido como “una aspiración común para nuestro mundo que justifique por qué existe la organización”, es vital para el desarrollo y la rentabilidad de los negocios. Sin embargo, sólo el 21% está totalmente de acuerdo en que el propósito ocupa el primer lugar en la toma de decisiones de la compañía durante una crisis.

Nueve de cada diez ejecutivos afirmaron que su compañía tiene un propósito bien establecido y definido. El 96% de los CEOs cree que es importante que los líderes se tomen el tiempo necesario para explicar cómo los valores de su compañía ejercen influencia sobre las decisiones de negocios en pos de lograr el propósito. 

Casi dos tercios de los CEOs afirmaron que hacer hincapié en su propósito dentro de la organización ayudó a mejorar los resultados. El 63% indicó que contribuyó al crecimiento de la rentabilidad, en comparación con sólo el 4% que afirmó haber experimentado una caída. Los ejecutivos manifestaron que el propósito ayuda a mejorar el compromiso de los empleados, la reputación de la marca y la fidelidad de los clientes, así como también a atraer nuevos socios.

Por su parte el 93% opinó que “hacer las cosas bien” (demostrar compromiso, transparencia y responsabilidad) es importante para generar confianza entre los stakeholders externos, y el mismo porcentaje cree que necesita fomentar el reconocimiento de usuarios y clientes sobre la solidez de los valores de su compañía. Este esfuerzo va más allá de cumplir con los requerimientos regulatorios. El 92% de los CEOs encuestados comentó que promover principios y comportamientos éticos por encima de los requerimientos de cumplimiento externos es importante para el éxito de sus organizaciones.

Reconocen que un propósito influyente es una herramienta útil en momentos buenos, pero no lo es tanto en tiempos difíciles. Más de la mitad de los CEOs afirmó que las presiones operativas y las metas empresariales a corto plazo significan un gran desafío a la hora de implementar el propósito dentro de la cultura y la estrategia. Sólo el 21% está totalmente de acuerdo en que el propósito ocupa el primer lugar en la toma de decisiones de la compañía durante una crisis.

Los empleados juegan un papel fundamental. Ellos deben incorporar las creencias, los comportamientos y los valores que respaldan el propósito organizacional. Y aquí hay un punto clave. Según afirman parte de los resultados, actualmente el problema que enfrentan los CEOs es el contraste entre las creencias y las acciones. Mientras que el 96% cree que la integración de un conjunto de valores sólidos es importante para el éxito de una compañía, el 59% reconoce que la incorporación de esos valores requiere de un gran esfuerzo. 

PwC junto a LRN(1) llevaron adelante una encuesta en la cual participaron 275 CEOs; y en donde se compartieron diferentes visiones y perspectivas acerca del tipo de compromiso e inversión necesarios para la puesta en práctica del propósito de las compañías. 

Añadir nuevo comentario